compartir
En primer lugar, hay que tener en cuenta que la dificultad de esta caminata es nivel medio, siendo apta para cualquier persona mayor de 12 años que no tenga inconvenientes físicos, como problemas de rodilla u otros, y que tampoco tengan inconvenientes pulmonares o cardíacos.

La excursión empieza a media la mañana siendo buscados en el alojamiento y luego de recorrer unos 18 km por la Ruta Nacional N° 3  hata llegar a la entrada del sendero y comenzar la caminata. Es muy  importante siempre contar con abrigo y calzado impermeable ya que durante todo el recorrido hay barro, turba y pequeños arroyos, además de que en Verano en Ushuaia también puede llover y nevar.

Durante la excursión se pueden apreciar distintos ambientes naturales, lo que resulta en diferentes tipos de vegetación de la cual el guía se irá explayando con soltura y siempre atento a consultas y curiosidades de los caminantes. También es posible avistar animales, sobre todo aves como rayaditos, golondrinas e incluso si se tiene suerte, algún Cóndor Andino. Respecto a los mamíferos, es posible ver zorros grises, zorros colorados y castores. Hay que decir también que por sus condiciones climáticas, la región no cuenta con reptiles.

Luego de atravesar el bosque en el cual empieza el trekking se llega a la primer zona de turba, el fondo de valle glaciario llamado Valle de Tierra Mayor, que en invierno funciona como la mayor pista de ski de fondo de Tierra del Fuego.

Una vez superado el turbal, antes de empezar el ascenso se puede ver una gigantesca castorera. Los castores, introducidos en 1946 para desarrollar una industria peletera, han ocupado y afectado todas las islas de Tierra del Fuego luego de ser liberadas 25 parejas; hoy estos animales se cuentan por miles e incluso han logrado cruzar el Estrecho de Magallanes, llegando a la parte continental de la Patagonia Argentina y Chilena.

La subida es corta, pero empinada en algunas partes, es por ello que es importante no tener impedimentos físicos. Luego de finalizar el ascenso por un hermoso bosque de Guindos y Lengas, se llega a un nuevo sector de turba que se debe cruzar hasta alcanzar el Arroyo Esmeralda, el cual nace en la laguna.

El tramo final hasta la Laguna Esmeralda es también en subida, pero con una inclinación muy leve. El sendero, con barro, piedras y turba lleva a encontrarse de pronto con la laguna y quedarse atónito ante la belleza y tranquilidad de un lugar que está tan cerca de la ciudad, un paraíso.

Ya en el destino hay tiempo suficiente para almorzar, es siempre imporante llevar una mochila para cargar la vianda que proveen los guías, y también hay tiempo para sacar fotos, disfrutar del paisaje y por supuesto, brindar por la odisea!

Después de haber logrado el cometido se emprende la vuelta a la ciudad de Ushuaia por el mismo sendero utilizado para el ascenso. La excursión en total dura aproximadamente unas 5 horas, según la velocidad del grupo y los pasajeros son dejados en su alojamiento o en otro lugar si así lo desean.

Ushuaia es una ciudad turística con muchos servicios y entre ellos está el alquiler de indumentaria en caso de no contar con lo necesario para realizar esta excursión, a destacar como primordial, hay que llevar calzado impermeable y abrigo.