compartir
Estas simpáticas aves han encontrado en Isla Martillo o (Yecapasela en lengua nativa) un lugar como hogar. La ausencia de predadores, la gran cantidad de alimentos que allí obtienen fácilmente y el lugar resguardado de peligros fueron factores contundentes al momento de asentarse.

Existen dos especies de pingüinos: los papúas, de vincha o gentoo y los magallánicos o patagónicos.

Mientras que los papúas fijaron un asentamiento estable desde la década del ´90, los magallánicos migran desde las cálidas aguas del sur de Brasil y Uruguay a comienzos de la temporada de verano para escapar del calor que pone en riesgo a los huevos. Los primeros emigran al norte, los segundos  migran más al sur.

CARACTERÍSTICAS

PAPÚAS: los papúas son aves bastante más sensibles que el resto de las especies que se encuentran en nuestro país. Si bien presentan un comportamiento territorial ya que luchan por el alimento y el espacio, son calmos cuando no se sienten intimidados. Tienen costumbres sedentarias y es por ello, que encontraron en Isla Martillo el lugar ideal para resguardarse y obtener gran cantidad de alimento. Son aves monogámicas, por lo que buscan a la misma pareja cada época reproductiva. Debido a las bajas temperaturas que ocurren en la época más fría del año, migran desde las islas subantárticas hacia los sitios donde sus huevos no se congelan. Por ejemplo, a lo largo de toda la costa atlántica y, por supuesto, en Isla Martillo. 

MAGALLÁNICOS: estos pequeños son aves migratorias que viajan hacia el sur de Uruguay y Brasil donde se quedan allí unos seis meses en búsqueda de temperaturas más cálidas y para alimentarse y retornan al sur para reproducirse. Viven dos períodos distintos: una fuera del mar para reproducirse y otra dentro del mar.

Al igual que los papúas, son aves monogámicas y buscan el mismo nido cada año. Son los primeros en llegar al territorio y es a través del canto  que la hembra lo reconoce y vuelven a reencontrarse.

DÓNDE VERLOS?

ISLA MARTILLO: esta isla es parte de una reserva privada perteneciente a la familia Bridges, primera familia que estableció una estancia en la provincia. Tiene esta denominación debido a la forma de martillo. Hasta 1960, la isla fue utilizada por la familia para la cría de ganado ovino. Sin embargo, esta actividad no prosperó, y fue la oportunidad ideal para los pingüinos. A partir de la década del ´70 arribaron los primeros pingüinos patagónicos y desde el ´90, los papúas.

Existen varias excursiones que nos llevan a verlos. Las opciones son varias: desde verlos sobre  una embarcación hasta tener la posibilidad de caminar con ellos. Eso sí, respetando siempre las normas y reglas que el guía nos explicite.

Consultanos por la nueva excursión Puerto Almanza + Pinguinera que te llevará a conocer a estas simpáticos aves.